TopProfes

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

El experimento de Musk plantea una pregunta de $ 2 mil millones: ¿Quién controla Tesla?

9 DE JULIO (Reuters) – ¿Elon Musk controla a Tesla? (TSLA.O) ¿O Tesla está controlando a Elon Musk?

Más de $ 2 mil millones dependen de esa pregunta cuando el juicio comience el lunes. Los accionistas alegan que Musk usó su control de Tesla para obligar a la compañía en 2016 a rescatar a SolarCity, salvando al fabricante de paneles solares, y la inversión de Musk en la compañía, de la bancarrota.

Los fondos de pensiones y los administradores de activos sindicales que lideran el caso quieren que Musk reembolse a Tesla el costo de $ 2.6 mil millones del acuerdo y se deshaga del dividendo de sus acciones en SolarCity. Si ganan, será uno de los mayores juicios contra el individuo.

El juicio de dos semanas en Chancery Court en Wilmington, Delaware, interrumpirá si Musk, que poseía alrededor del 22% de Tesla en el momento del acuerdo, era el raro accionista controlador sin una participación mayoritaria.

“Creo que sería muy difícil para el tribunal ignorar el hecho de que Elon Musk es Elon Musk y su conexión con Tesla”, dijo Ann Lipton, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Tulane.

Ella dijo que el caso puede presentar una situación inusual dado el estatus de celebridad de Musk, sus relaciones personales con miembros de la junta directiva de Tesla y las relaciones financieras de los miembros de la junta con SolarCity.

“Ponlo todo junto, y eso podría ser suficiente para ser un accionista mayoritario”, dijo.

Pocos directores ejecutivos controlan la imagen de su empresa como Musk, conocido por burlarse de los reguladores, luchar contra los detractores e interactuar personalmente con sus 57 millones de seguidores en Twitter.

READ  Los ingresos del mercado de sensores de ultrasonido superan los $ 5 mil millones para 2027:

“Dependemos en gran medida de los servicios de Elon Musk, Technoking of Tesla y nuestro CEO”, dijo el Informe Anual 2020 de Tesla.

Los fiscales alegan que Musk lideró las negociaciones y presionó a la junta directiva de Tesla para que subiera, no bajara, el precio de SolarCity.

Musk, que era el mayor accionista de SolarCity, se benefició de la subida de precios con una participación de alrededor del 22%, así como cuatro miembros de la junta directiva de Tesla, quienes directa o indirectamente poseen acciones de SolarCity, según los registros judiciales.

Los miembros de la junta resolvieron las acusaciones contra ellos el año pasado por $ 60 millones y no admitieron ninguna irregularidad.

Los fiscales también afirman que el acuerdo benefició a dos de los primos de Musk que fundaron SolarCity, rescatando a una empresa que se estaba quedando sin efectivo rápidamente.

Musk dijo que estaba “completamente aislado” de las negociaciones de la junta y que los accionistas votaron para aprobar el acuerdo porque era fundamental para su “plan maestro, Part Deux” destinado a integrar la energía solar sostenible con vehículos eléctricos autónomos.

Dijo que lo que los fiscales ven como evidencia de control no es más que una gestión sólida.

“Si consideramos el corolario, todos los directores ejecutivos ‘prácticos’ e ‘inspiradores’ que poseen una minoría de acciones serían considerados controladores”, escribieron los abogados de Musk en la nota judicial.

Si el vicecanciller Joseph Slates determina que Musk era un accionista mayoritario, corresponderá a Musk demostrar que el acuerdo de SolarCity cumple con el criterio de “total equidad”, que examina el proceso y el precio, dijeron expertos legales.

READ  Las microrredes y los vehículos eléctricos comparten un potencial de crecimiento exponencial

Musk señaló en los documentos judiciales que el acuerdo de SolarCity fue un gran éxito para los accionistas de Tesla, lo que demuestra que el acuerdo no solo fue justo, sino también una bendición. Después de que Tesla dividió sus acciones 5-1 en 2020, subió a $ 652 el jueves desde aproximadamente $ 37 por acción cuando se cerró el trato en noviembre de 2016.

“Si el vicecanciller pensaba que este acuerdo era espantoso y no se estaba negociando de manera efectiva en nombre de la empresa, lo cancelaría”, dijo Larry Hammermesh, profesor de la Facultad de Derecho de Delaware.

Información adicional de Tom Hales en Wilmington, Delaware y Sierra Jackson en Nueva York; Edición de Noleen Walder y Dan Grebler

Nuestro criterio: Principios de confianza de Thomson Reuters.