TopProfes

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

¿Cuáles son los efectos a largo plazo del “COVID a largo plazo”? – estudiar

En promedio, uno de cada cinco pacientes con COVID-19 haCOVID largoCinco semanas después de la infección, uno de cada siete desarrolla la enfermedad 12 semanas después de la infección, y uno de cada 10 todavía tiene síntomas de “COVID prolongado” un año después, según un estudio reciente publicado en medRxiv se han encontrado.

El estudio, que se realizó en el Reino Unido, incluyó a 50 participantes que informaron problemas neurológicos persistentes después de contraer COVID-19.

Los expertos médicos han definido la “prolongación del COVID” como “una afección del síndrome COVID-19 agudo, en el que los síntomas persisten entre 4 y 12 semanas después de la infección”.

Los pacientes que continúan teniendo síntomas después de 12 semanas se definen como COVID-19 crónico.

El estudio se centró en lo que muchos pacientes describieron como “niebla mental”, que incluía memoria a corto plazo, alteraciones de la atención y un “estado mental general alterado”.

Los participantes describieron su niebla mental de diferentes maneras. Algunos la padecieron más que otros, y para algunos la “niebla” desapareció con el tiempo.

Los participantes describieron una amplia gama de deficiencias cognitivas y funcionales, como problemas con la planificación, la toma de decisiones y la flexibilidad, tenían períodos de atención más cortos y, a veces, experimentaban pérdida de memoria a largo plazo.

Los participantes también describieron profundas Yo mismo Y problemas sociales que empezaron por sus síntomas.

Aquellos que regresaron al trabajo tuvieron que reducir sus roles y experimentaron ansiedad y dudas sobre sí mismos, pérdida de la autoestima y sentimientos de culpa y vergüenza.

READ  La Universidad Hebrea de Jerusalén ocupa el puesto 64 en el ranking mundial

“Al lidiar con COVID-19, es fundamental que la política de salud comience a cambiar de responder a desastres agudos a manejar una crisis crónica”, anotaron los investigadores.

“Los efectos profundamente incapacitantes y persistentes en algunas personas revelados aquí añaden peso a los argumentos que necesitamos para prevenir el COVID-19 para reducir la carga a largo plazo de esta enfermedad en los pacientes, los servicios de salud y la economía en general”, escribieron.

Los investigadores concluyeron que deberían explorarse “los mejores enfoques para apoyar la recuperación cognitiva, psicológica y ocupacional”.