TopProfes

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

El ADN de una momia de oveja iraní de 1.600 años devuelve la historia a la vida

El ADN de una momia de oveja iraní de 1.600 años devuelve la historia a la vida

Un equipo de genetistas y arqueólogos de Irlanda, Francia, Irán, Alemania y Austria ha secuenciado el ADN de una momia de oveja de 1.600 años de una antigua mina de sal iraní, Shahrabad.

Este fascinante espécimen reveló las prácticas de cría de ovejas en el antiguo Cercano Oriente, además de enfatizar cómo la momificación natural afecta la degradación del ADN.

Los asombrosos resultados se acaban de publicar en la revista internacional revisada por pares. Letras de biología.

Se sabe que la mina de sal de Sharabad conserva materiales biológicos. De hecho, fue en esta mina donde se recuperaron los restos de los famosos “hombres de la sal”, que se habían secado por el ambiente rico en sal. La nueva investigación confirma que este proceso de embalsamamiento natural, en el que se extrae agua del cadáver, preservando los tejidos blandos que de otro modo se degradarían, también conserva los restos de los animales.

El equipo de investigación, dirigido por genetistas del Trinity College Dublin, aprovechó esto extrayendo ADN de un pequeño trozo de piel momificada de un tallo recuperado en la mina.

Si bien el ADN antiguo suele estar dañado y fragmentado, el equipo descubrió que el ADN de la momia de la oveja estaba en muy buenas condiciones; Con fragmentos de mayor longitud y menos daño que normalmente se asociaría con una era tan antigua. El grupo atribuye esto al proceso de momificación, ya que la mina de sal proporciona las condiciones ideales para preservar el tejido y el ADN de los animales.

READ  ¿Cómo saben los niños lo que significan las palabras? El nuevo modelo de computadora tiene respuestas

El efecto de la mina de sal también se observó en los microorganismos presentes en la piel de las patas de las ovejas. La apariencia microbiana, también conocida como metagenómica, dominada por arqueas y bacterias amantes de la sal, también puede haber contribuido a la preservación de los tejidos.

El animal momificado era genéticamente similar a las razas de ovejas modernas en la región, lo que indica una continuidad de la raza de ovejas en Irán hace al menos 1.600 años.

El equipo también aprovechó la preservación del ADN de las ovejas para investigar los genes asociados con la lana lanuda y la cola gruesa, dos rasgos económicos importantes en las ovejas. Algunas ovejas salvajes, el muflón asiático, tienen un pelaje “peludo”, muy diferente del pelaje lanudo que vemos en muchas ovejas domesticadas en la actualidad. Las ovejas de cola gruesa también son comunes en Asia y África, donde son apreciadas para cocinar y donde pueden adaptarse bien a los climas secos.

El equipo construyó una impresión genética de la oveja y descubrió que la momia carecía de una variante genética asociada con un pelaje lanudo, mientras que el análisis de las fibras mediante microscopía electrónica encontró que los detalles microscópicos de las fibras capilares eran consistentes con razas peludas o mixtas de piel. . Curiosamente, la momia portaba variantes genéticas asociadas con las razas de cola gruesa, lo que indica que las ovejas eran similares a las ovejas peludas de cola gruesa que se ven hoy en Irán.

“Los restos momificados son muy raros, por lo que se conocía poca evidencia experimental sobre la supervivencia del ADN antiguo en estos tejidos antes de este estudio”, dice Connor Rossi, candidato a doctorado en el Trinity College of Genetics and Microbiology y autor principal del artículo de investigación.

READ  Un truco de magia tradicional podría permitir la computación cuántica

“La asombrosa integridad del ADN no se parecía a nada que hayamos encontrado antes en huesos y dientes antiguos. Esta preservación del ADN, junto con su perfil metagenómico único, es una indicación de cuán importante es el medio ambiente en la dinámica de la descomposición de tejidos y ADN”.

El estudio fue supervisado por el Dr. Kevin J. Daley, también del Trinity College of Genetics and Microbiology. añadió:

“Usando una combinación de métodos genéticos y microscópicos, nuestro equipo pudo crear una imagen genética de cómo se verían las razas de ovejas en Irán hace 1.600 años y cómo podrían usarse.

“Utilizando enfoques interdisciplinarios, podemos aprender sobre el valor de las culturas antiguas para los animales, y este estudio nos muestra que la población de Irán en el período sasánida pudo haber sido capaz de manejar rebaños de ovejas especializadas en el consumo de carne, lo que indica prácticas de cría sofisticadas. “

Trinity College de Dublín

Crédito de la imagen del encabezado: Deutsches Bergbau-Museum Bochum y Centro del Patrimonio Cultural de Zanjan, Museo Arqueológico de Zanjan.