TopProfes

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Selecciona los temas sobre los que quieres saber más

Grupos de derechos humanos piden el fin de la vigilancia digital de los migrantes | Inmigración a los Estados Unidos

Los grupos de derechos humanos están exigiendo Administración de Biden Y el Departamento de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) para poner fin al programa de vigilancia digital que monitorea a casi 100,000 inmigrantes.

Un nuevo informe, Ice Digital Prisons, escrito por Mijente y Just Futures Law, un grupo de derechos legales de inmigración, destaca cómo Ice usa aplicaciones, pantallas de rastreo de tobillo GPS y software de reconocimiento facial para monitorear a las personas, diciendo que estas tácticas son “Causa más daño y previene cualquier progreso real en la provisión de herramientas sociales y económicas para que los migrantes prosperen en sus comunidades “.

El informe dice que el uso de tales tecnologías incrimina a los migrantes y afecta su bienestar social y económico.

Administración de Biden bajo Aumento de presión Corregir los errores de las políticas de inmigración de la administración Trump y sacar a las familias de los centros de detención. Una de sus soluciones fue enfatizar la importancia de financiar métodos digitales para rastrear a los migrantes en lugar de encarcelarlos físicamente. El Programa de Alternativas Digitales ha ido creciendo en los últimos años, aumentando la financiación de $ 28 millones en 2006 a $ 440 millones en 2021.

El programa de Alternativas a la Detención rastrea a 96,574 personas, pero el presupuesto de la administración de Biden para 2022 exige llamadas para aumentar ese número en aproximadamente 45,000 a 140,000.

estas Alternativas “Apoyar a los inmigrantes mientras navegan por sus obligaciones legales”, dijo la administración Biden, tiene la intención de ser alternativas menos dañinas a la detención física. Pero Julie Mao, abogada de inmigración de Just Futures Law y editora del informe, dijo que ese no era el caso.

Janci Acosta, una migrante de Honduras, muestra el brazalete en el tobillo que le puso la patrulla fronteriza el 8 de noviembre de 2016. Foto: Delkia Lopez / The Guardian

“Hay muchas formas en que las restricciones de los tobillos causan daño físico y emocional a las personas”, dijo. “Es muy estigmatizante tener un monitor de tobillo, puede causar úlceras y hay que cobrar mucho. Tenerlo contigo las 24 horas del día, los 7 días de la semana crea mucha presión psicológica en las personas”.

Además de los dispositivos de control del tobillo, los inmigrantes se ven obligados a dar su consentimiento para visitas no programadas al hogar y la oficina, registrarse con los funcionarios de inmigración a través de un teléfono inteligente o una aplicación de teléfono, o una combinación de los tres como parte del programa.

Una de esas aplicaciones, llamada SmartLINK, requiere que los migrantes se registren cargando una foto personal para el reconocimiento facial mientras confirman su ubicación. El estudio dice que la aplicación “plantea una serie de preocupaciones de privacidad y monitoreo”, ya que tiene la capacidad de monitorear la ubicación de un usuario en tiempo real.

Aunque se planteó como una alternativa, el informe enfatizó que la vigilancia digital puede, en muchos casos, conducir en última instancia a la detención en la vida real, debido a errores menores de aplicación o problemas técnicos relacionados con el registro requerido del inmigrante.

En algunos casos, ACE usó datos de Alternatives to Detention para rastrear a los migrantes para su arresto. En 2019, datos históricos de pulseras de tobillo. Se utilizó Redada Koch Foods en Mississippi, resultando en el arresto de más de 600 personas.

“Los legisladores y defensores deben rechazar los llamados a invertir en alternativas físicas a los programas de detención y enfocarse en soluciones que pongan fin a todas las formas de monitoreo y detención de migrantes”, dijo el informe.

READ  Representante de Texas pagó por cantante de gospel. Los registros muestran que el dinero se destinó al antisemitismo